Faro del Caballo

4 lugares muy especiales con vistas al mar

Si eres amante del mar y en especial de las vistas panorámicas al mar, este artículo es para ti, queremos que conozcas 4 lugares únicos e imprescindibles con vistas al mar. Cuando planifiques tus vacaciones, no lo dudes, estos lugares únicos, en algún momento, deben formar parte de tu ruta y debes visitarlos al menos una vez en tu vida.

Créenos son un ejemplo de lo maravillosa y espectacular que es la naturaleza, sitios y lugares que parecen sacados de una película, y que hacen volar tu imaginación. Así que ponte cómodo y acompáñanos en este recorrido por estos 4 maravillosos lugares con vista al mar.

Faro del Caballo

Un fascinante lugar ubicado en Cantabria, concretamente en Santoña y sinceramente no encontramos un adjetivo para calificar este sitio. Para nosotros es ¡Uno de los faros con unas vistas al mar más imponentes y hermosas de España! Y créenos no estamos exagerando. Puedes comprobarlo con tus propios ojos.

Al llegar te encuentras con una asombrosa vista al mar Cantábrico, con una majestuosa combinación de colores que van desde el azul hasta el turquesa. Si miras hacia al firmamento la brisa marina te transporta a lugares inimaginables.

¡Tienes que conocer el faro del caballo! Este faro fue construido en el año 1863 y cuenta la historia que tenía dos bloques, uno de ellos era la vivienda principal de farero que pernoctaba en el faro porque era de muy difícil acceso. El faro del caballo estuvo operativo desde 1824 hasta 1924, desde ese momento su luz no volvió a iluminar el camino de los barcos.

Con el paso del tiempo fue saqueado y fue en el año 2013, cuando los reclusos lo acondicionaron como parte de un proyecto llamado «naturaleza y cárcel». Hoy en día pertenece a la Dirección General de Costas y es uno de los lugares más visitados de la zona.

¿Cómo llegar al Faro del Caballo?

Llegar es una aventura, pero merece la pena el esfuerzo. Te explicamos, hay dos maneras de hacerlo, la primera es por vía marítima en un barco que zarpa desde Santoña o el mismo Laredo. La segunda opción comienza en el paseo marítimo de Santoña, desde ahí iniciarás una ruta que podría ser calificada de senderismo, creemos que es la mejor opción, la más auténtica, la que te permitirá conectar con la naturaleza en cada paso que vayas dando.

Por otro lado, el paseo en barco o en Kayak es realmente asequible, por unos 10 euros hay salidas en grupo que te permiten llegar al Faro del Caballo.

Si decides ir a pie ir el recorrido es más o menos el siguiente ¡Es más corto de lo que parece! Desde el paseo marítimo se llega al final del paseo Pereda de Santoña. A continuación se sube por unas escaleras que te llevan hacia el Fuerte San Martín. ¡Siempre hacia adelante, una paso atrás ni para tomar impulso!

Después de caminar aproximadamente 3 kilómetros entre acantilados y con el verde de la naturaleza boscosa como compañera comienza la verdadera aventura, 700 escaleras algo gruesas, hechas de pura roca rumbo al precipicio. A medida que vas bajando podrás ver el faro y aunque no lo creas, te espera una grata sorpresa al llegar al faro, descubrirás nuevos escalones que te llevarán directo al mar, aprovecha para darte ese merecido chapuzón.

El recorrido, en función del ritmo de cada uno, es de unas 3 horas ida y vuelta. Se estima que son unos 9 kilómetros y las escaleras tienen un desnivel de 400 metros en bajada ¡Toda una aventura!

 

Torre de Hércules

Ubicado en A Coruña se conserva de forma intacta el único faro romano «La Torre de Hércules». Un lugar histórico que ha sido visitado por miles de personas y donde la ingeniería romana se manifiesta en todo su esplendor.

Pasar justo al lado de la monumental estatua camino al faro es impresionante, casi sin darte cuenta estarás reflexionando sobre el hecho de que quizás tus antepasados recorrieron estos caminos.

Por la información que tenemos fue construido en la segunda mitad del siglo I o principios del siglo II D.C. por el Imperio Romano. La idea era que los barcos que bordeaban la zona se guiarán con su luz.

¿Un faro en una loma? Pues sí y en una loma muy rocosa. Este sitio se llama Punta Eiras y mide al menos 57 metros de altura. De hecho, cuando se llega el sitio se aprecia una inclinación hasta llegar al faro que te va despertando la curiosidad y poco a poco te irá acercando hacia su maravillosa vista al mar.

Antes de llegar y de camino, podrás apreciar el parque de las esculturas, donde verás al menos 15 piezas de reconocidos artistas contemporáneos.

La vista al mar es más que privilegiada, si tienes oportunidad tómate un rato para llegar hasta el borde de la loma y allí podrás estar justo frente al mary disfrutarlo con una vista de 180° grados. Los diversos tonos de azul del mar y la brisa marina es fascinante. Ojalá tengas suerte, te acompañe un día despejado y puedas disfrutarlo al máximo.

¿Cómo llegar a la Torre de Hércules?

Para dirigirte a la Torre de Hércules desde el centro urbano, tienes los autobuses de las líneas 3, 3A y 5. Pero si vas en coche tienes que atravesar toda la ciudad y llegar al aparcamiento. Desde allí emprendes el camino a pie alrededor de toda la ensenada.

Visitas guiadas

Algunas empresas hacen visitas guiadas por grupos o como ellos lo llaman «libres», es decir, planificas tu viaje y te incorporas en los horarios que estén abiertos. En el caso de las visitas de grupos incluye la visita del interior de la Torre de Hércules, por lo general, lo hacen todos los días a las 12h y 15.30h y allí mismo adquieres la entrada. El coste de la entrada es de 3 euros y para los menores de 14 y mayores de 65 años es de 1,50 euros.

¡Atento! Está abierto al público solo de junio a septiembre.

En cualquier caso, vayas con una empresa o por tu cuenta, dentro de la torre hay personal que se encarga de guiarte por la historia De la Torre de Hércules. Es un paseo histórico divertido por un lugar muy bien conservado que merece la pena incluir en tu itinerario de viajes.

 

Arrecife de las Sirenas

De A Coruña nos trasladamos hacia el Cabo de Gata, un poco más hacia la zona oriental de la Península Ibérica. Se trata de una formación geológica del origen volcánico que queda justo dentro del Parque Natural Cabo de Gata – Níjar.

No es exactamente un mirador como otros que hemos compartido contigo es más auténtico. 

El Arrecife de las Sirenas queda junto al Faro del Cabo de Gata. Al llegar a la punta te vas a encontrar varias formaciones de rocosas dispersas que sobresalen del mar. El tono del agua es más bien un turquesa oscuro, y cuando está calmado y cristalino se puede ver el fondo, es una maravilla ver el contraste del agua cristalina y los rayos del sol, es un sitio realmente especial.

Podríamos decir que es una vista al mar «salvaje» que muestra lo caprichosa que es la naturaleza.

Se dice que los antepasados que vivían allí lo bautizaron así, porque cuando volvían muy cansados de una larga travesía, al divisar las rocas desde lejos parecían sirenas.

¿Qué hacer en Arrecife de las Sirenas?

Te preguntarás ¿Qué más puedes hacer en un mirador? En realidad hay varias actividades que puedes sumarle a esta experiencia. En primer lugar, no tienes porque conformarte con ver el arrecife desde las alturas.

Disfruta de sus aguas ¡Sí tal cual como lo lees! Hay un camino que te lleva justo a un embarcadero y podrás bañarte en sus aguas cristalinas.

Cuando llegues al embarcadero antes mencionado gira a la izquierda. Vas a toparse con unas calas donde puedes darte un chapuzón y conectar directamente con el mar y la naturaleza. Además, tendrás una recompensa muy especial, avanza un poco y descubrirás una piscina natural sin piedras, un lugar paradisiaco que disfrutarás al máximo.

Y si te parece poco, y quieres darle un plus extra a tu experiencia te recomendamos hacer senderismo hacia el arrecife de las sirenas ¡No olvides llevar tu traje de baño en este paseo! La idea es que pases el borde del arrecife y llegues hasta Cala Rajá a través de una vereda.

En ese camino descubrirás playas y acantilados casi secretos, lugares vírgenes donde puedes aprovechar para bañarte y sentarte un rato a disfrutar de ese lugar tan auténtico. Cuando llegues a Cala Rajá te vas a encontrar una playa más grande y conocida, ya sabes sinónimo de alta ocupación en temporada alta.

Bufones de Pria

Ahora vamos a dar un salto a nuestro recorrido y nos vamos directo a la costa asturiana. ¿Has escuchado hablar de los bufones de Pría? Aquí la vista al mar pasa a un segundo plano, no menos importante, porque lo que realmente se aprecia es la fuerza del mar. Muchos lo llaman la manifestación de la vida o un milagro natural, lo cierto es que es un lugar asombroso.

Al llegar te encuentras con un chorro a presión que sale entre las rocas y puedes llevarlos a confundir con un géiser. Lo que ocurre en este lugar es que el agua choca con mucha fuerza con el acantilado y el agua pasa a presión por las grietas de las rocas, provocando una expulsión de agua mágica. En realidad, este fenómeno se llama bufón y es uno de los regalos geológicos de la naturaleza.

Lo malo de este lugar es que ver los bufones de Pría en acción y en todo su esplendor no es para nada fácil. Todo queda en el lado de la caprichosa naturaleza. De hecho, hay personas que los han visitado muchas veces y sólo se han conseguido escuchar el aire colándose entre las piedras y el rugido del mar.

Los expertos de la zona dicen que tiene que haber un oleaje muy fuerte para que se produzca este casi milagro de la naturaleza. No significa que sea imposible, digamos que inesperado. Los expertos sugieren ir durante la pleamar, exactamente, en la época de transición entre el otoño y el invierno.

Lugar perfecto para el senderismo

A lo largo de este artículo hemos animado a realizar senderismo como la mejor alternativa para explorar estos lugares tan especiales. Si tienes la oportunidad no dejes de hacerlo también aquí, creemos que merece la pena el esfuerzo.

Ya decidid@ entonces emprende tu camino. Si llegas en coche a Llames del Pría puedes aparcarlo con toda confianza y caminar hasta una de las playas más lejanas, se trata de la «Guadamía»

Tienes que tener en cuenta que el recorrido a pie dura al menos 4 horas y tiene un largo trecho de 13 kilómetros.

¡Toma nota! Sigue el sendero PR AS-57 siempre adelante, camina y camina. Sabrás que estás cerca cuando comiences a escuchar un sonido similar al de una olla de presión, señal de que estás muy cerca de los bufones de Pría.

La precaución es la clave una vez que llegues. No te acerques mucho a los bufones, aprécialos a una distancia prudencial.

Este lugar tiene vistas espectaculares al mar y a las montañas.

¿Lo escuchas? Sí, es el mar, llamándote. ¿A qué esperas?

Si tu pasión son la playa y el mar, te gustará Topseaviews, descubre en nuestra plataforma los mejores alojamientos, ocio, aventura y, mucho más, con autenticas vistas al mar. Conecta con tu pasión. ¡Vive el mar!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp